¡Pues sí, viajar con perros por Europa es más que factible! Lee mis mejores consejos


Llevo más de dos años recorriendo Europa en tren con una perra.

Soy nómada digital y, de hecho, la perra en cuestión es de mi hija, pero está conmigo mientras ella termina la carrera, así que a donde voy yo, viene la perra.

A simple vista, puede parecer que viajar por Europa sea una vida sin preocupaciones, pero requiere planear mucho cuando le sumas un perro.

Si dudas de si puedes y de cómo puedes viajar en tren con tu amigo de cuatro patas, lee mis consejos sobre cómo llevarlo contigo allá donde vayas.

¿Cuál es la mejor manera de viajar por Europa con un perro? ¿El tren, el bus, el barco, el avión…?

Una de las preguntas que más me hace la gente cuando oyen que mi perra Dempsey viaja conmigo es: «¿Puedes llevar a un perro en el tren / el avión / el barco / el bus…?». La respuesta corta es «sí». La respuesta larga es: «Sí, pero…».

Aquí os cuento lo que he aprendido en más de dos años de recorrer el continente con mi compañera canina.

En Europa, muchas aerolíneas permiten que el perro viaje contigo en cabina, aunque no las de bajo coste, por lo que tenerte que comprar tu billete más otro para el perro a precio de aerolínea estándar normalmente convierte volar en una opción cara.

El bus es una alternativa muy económica. Sin embargo, la mayoría de compañías te dejan viajar con el perro en líneas locales, pero no en rutas de larga distancia que cruzan fronteras internacionales.

Muchos ferris disponen de zona para mascotas, así que el perro puede navegar contigo. Aun así, a mí me invade el sentimiento de culpa cuando estoy disfrutando la cena en la cubierta superior mientras mi perro está encerrado en una jaula sin entender lo que pasa.

Eso nos deja con los trenes. Son, con creces, la mejor opción para viajar con el perro por Europa y son relativamente baratos.

Prepara al perro para viajar en un tren europeo

El viaje en sí es coser y cantar, pero la preparación puede tomar tiempo.

Los accesorios: correa y bozal o un buen transportín

Antes que nada, sea cual sea el modo de transporte que elijas, vas a necesitar un transportín para perros pequeños o una correa y un bozal para perros más grandes.

Hay aerolíneas muy quisquillosas con los transportines. Puede que no te dejen subir a bordo si tu transportín no cumple los requisitos exactos en cuanto al tamaño, tipo, material, etc. que figura en su reglamento. Si te pasa, no te queda otra que comprar un transportín nuevo allí mismo (si es que consigues encontrar alguno en el aeropuerto) o perder el dinero que pagaste por tu billete y el de tu amigo canino y encontrar otra forma de llegar a tu destino. Mentiría si dijera que no me ha pasado nunca.

Las ferroviarias europeas no le ponen pegas al tamaño de tu transportín, a condición que se pueda cerrar. Les importa un bledo de qué material esté hecho con tal lo puedas limpiar si tu mascota tiene un accidente. Lo único que quieren es que tu amigo esté en su caja para que no salga corriendo, moleste a otros pasajeros o se haga daño si alguien le pisa la cola.

Desde que se me rompió mi primer transportín antes de subir al avión para embarcarnos en nuestra aventura por Europa, decidí invertir en uno muy equipado. Valía la pena gastarme un poco más para facilitarme la vida y hacer el viaje más cómodo para la perra. 

Así que, por un precio bastante razonable, me hice con el transportín Pet Peppy con cierre de cremallera y laterales de malla desplegables, para que la socia pueda estirarse incluso cuando el transportín se halla escondido bajo el asiento de delante. El techo y los laterales de malla transpirable permiten que nos podamos ver y así ella no siente claustrofobia. Ella gana un plus de comodidad gracias al interior afelpado y yo encuentro el lugar perfecto dónde guardar los boles plegables para agua y comida y su pasaporte de mascota en los bolsillos laterales. Ahondo en el tema más abajo.

Los documentos necesarios para viajar con el perro por Europa

Si tienes los papeles que tocan para tu perro te ahorrarás una detención en la frontera y tendrás un viaje tranquilo. «¿Qué papeles?», te preguntas. Lo fundamental es el billete (si la compañía ferroviaria lo exige) y un pasaporte de mascota o un certificado de salud vigente.

Las mascotas de países que no son miembros de la Unión Europea necesitan un certificado de salud vigente. Echa un vistazo a las condiciones para el movimiento de animales de compañía1en inglés de la UE, que incluye un enlace a un modelo de certificado de salud. En esta página también encontrarás información detallada sobre el microchip, las vacunas y los tratamientos médicos que tu mascota necesita antes de viajar por Europa. Asegúrate de leer la información detenidamente porque tienes que seguir los pasos en orden y con suficiente antelación. Yo ya he tenido que lidiar con el rollo de todas estas citas y demás y créeme, tienes que planificarlo. 

Las mascotas procedentes de Estados miembros de la Unión Europea también necesitan un pasaporte de mascota de la UE. Los requisitos son básicamente los mismos que para el certificado de salud, solo que este identifica a tu perro como mascota registrada en Europa. Tienes más información sobre cómo obtener un pasaporte de mascota en el sitio oficial de la UE.

¿Puedo viajar en tren por Europa con el perro?

Por norma general, los animales pequeños pueden viajar en trenes europeos sin pagar si los llevas en un transportín. Los animales más grandes deben llevar bozal y deben ir atados y normalmente viajan por un precio reducido.

Los perros de asistencia y los perros guía que acompañan a personas con discapacidad visual o a pasajeros con discapacidad física pueden subir en cualquier tren europeo gratuitamente.

Más abajo, te contamos cómo funciona en varios países. Puedes encontrar más información sobre billetes de tren para perros en Trainline, que es la plataforma mejor posicionada en nuestro estudio sobre los billetes más baratos para viajar por Europa, además de ser la que ofrece los trayectos más inteligentes.

España

Renfe no suele poner muchas trabas para viajar con animales de compañía. Aquí puedes leer sus condiciones.

Si quieres evitar los horribles problemas de la web de Renfe, Trainline es mucho más fácil de usar (y los billetes están al mismo precio), pero si necesitas un billete de mascota, lo tienes que comprar directamente de Renfe, como te explicamos a continuación.

Los perros que pesan menos de 10 kg y que viajan en transportín pueden subir gratis en los trenes del AVE, Larga Distancia, Avant y Media Distancia Convencional en estas clases: Preferente, Cama Preferente o Gran Clase y Asiento Gran Confort. Sin embargo, para las clases Turista o Turista+, tienes que comprar otro billete para tu perro, que cuesta un 25 % más. Encontrarás esta opción una vez hayas seleccionado tu billete desde una búsqueda, en el apartado complementos de compra, seleccionando «Mascotas».

En algunos casos, puede salirte más barato comprar un billete de clase preferente que un billete de turista y otro para el perro.

En los trenes Cercanías y Feve, los perros pueden viajar gratis sin billete, pero no pueden ocupar espacio extra. Los perros que no van en transportín tienen que llevar bozal y una correa no extensible de menos de 1,5 m de largo.

Francia

Las mascotas pueden viajar en la SNCF, la compañía ferroviaria nacional francesa, por un precio reducido: 7 € para mascotas de hasta 6 kg y 50 % de la tarifa de segunda clase para mascotas de más de 6 kg en todos los trenes TGV, Intercités y TER. Las tarifas específicas para mascotas solo se aplican en todos los demás trenes de la SNCF. Su política de mascotas incluye otras restricciones como el número de perros y los tamaños de transportín admitidos.

Puedes comprar los billetes para tu mascota en Trainline, que ofrece los mismos precios que la compañía nacional francesa y ofrece el billete de mascota necesario para cada tren, poniéndotelo fácil. También los puedes reservar directamente en OUI.sncf, que normalmente funciona, pero puede resultar engorroso si tienes una tarjeta de crédito extranjera. Si usas el sitio web de la SNCF desde fuera de Francia, asegúrate de que no te redirige a Rail Europe, que es la estrategia de la SNCF para cobrar mucho más a los extranjeros.

Alemania

A los alemanes les encantan los perros y su servicio ferroviario nacional, así que no sorprende que viajar con el perro en trenes alemanes no genere muchos quebraderos de cabeza.

Deutsche Bahn permite viajar con perros de menos de 10 kg de forma gratuita bajo la condición de que estén en un transportín y no molesten a los demás usuarios. Los perros más grandes tienen que estar atados en todo momento y con bozal, y necesitan un billete a mitad de precio que se puede comprar directamente en las estaciones de trenes.

Como Deutsche Bahn no emite billetes electrónicos en sus apps ni en su página web para mascotas, te recomendamos que te compres tu propio billete con antelación en Trainline Bahn.de (el primero da mejores resultados para rutas complejas), y que compres el billete de tu mascota una vez estés en la estación.

Si tienes que cruzar alguna frontera internacional en tren desde Alemania, tendrás que comprar un billete infantil de segunda clase para tu amigo peludo.

Italia

La compañía nacional italiana Trenitalia tiene unas normas muy específicas sobre viajar en tren con tu mascota2en inglés. En general, los perros pequeños en transportín pueden viajar gratis. Para los perros más grandes, hay que pagar la mitad de lo que vale el billete de categoría económica (a independencia de la clase en la que se viaje) y tienen que llevar bozal e ir atados.

Los billetes para perros no están disponibles en el confuso sitio web de Trenitalia, que ni siquiera está traducido al español, ni están disponibles en Trainline, nuestra recomendación para Italia. En su lugar, deben comprarse en una estación de trenes o una agencia de viajes en Italia. Puedes comprar tu billete en línea primero y después el billete para tu mascota al llegar a la estación.

Países Bajos

Las mascotas pequeñas, de menos de 10 kg, pueden viajar en transportín en los trenes nacionales holandeses NS y Arriva de forma gratuita.

Para las mascotas de más de 10 kg, hay que pagar un billete de día de 3,10 €, que se puede comprar en la estación, en las taquillas o en las máquinas. Recomendamos llevar cambio para estaciones más aisladas, puesto que puede que no haya personal y sus máquinas tienen fama de rechazar tarjetas de crédito extranjeras.

Eurostar

A excepción de los perros de asistencia documentados, no se admiten animales en los trenes Eurostar.

Consejos para disfrutar de un viaje en tren por Europa con tu perro

Como he dicho, lo más difícil es prepararse para el viaje. Tengo algunos consejos para ayudarte a que el viaje vaya como la seda.

  • Si haces transbordo en otra ciudad antes de viajar a tu destino final, asegúrate de salir con suficiente antelación para que tu perro pueda estirar las piernas e ir al baño.
  • Mantén a tu perro bien hidratado y alimentado. Llévate suficiente comida seca para perros, paquetes individuales o latas de comida húmeda para todo el viaje. Yo siempre llevo suficiente para la primera noche en la nueva ciudad también. Así tengo suficiente tiempo para explorar la zona y encontrar una tienda donde comprar comida fresca para el día siguiente.
  • Ten los billetes y los documentos a mano. Es posible que te los pidan varias veces durante el viaje según qué fronteras cruces, si es que cruzas alguna.
  • En trenes nocturnos, puede que tengas que reservar una litera en una cabina. Por lo general, a tu perro le dejarán quedarse en la cabina contigo si los únicos ocupantes sois tú y tus acompañantes de viaje. Si eres la única persona viajando con el perro, puede que te cobren un suplemento de persona sola o que tengas que pagar el equivalente al número de literas de la cabina.
  • Puede que los pasajeros de tu alrededor no estén cómodos con un perro al lado. Si ocurre, puede que te pidan que muevas al animal a otra parte del tren. A mí no me ha pasado nunca, en ninguno de mis viajes. En Europa la gente no suele poner muecas por los perros, y los revisores tampoco
  • Ten en cuenta que si tu mascota da problemas, las compañías de tren tienen derecho a rechazar al animal.

Viajar con perros en trenes europeos suele ser fácil, cómodo y una forma práctica de llegar a tu destino. Una vez te has ocupado del papeleo inicial, aún resulta más fácil.

Mi perra, tan pancha. Ya está acostumbrada y se mete a gusto en su transportín cuando lo saco del armario. Sabe que viajará cómodamente con aire acondicionado en un transportín acogedor, normalmente rodeada de pasajeros que le dicen lo mona que es.

Adaptación al español: Inca Vallès

   [ + ]

1 Comment

  1. Avatar
    ROCIO
    julio 28, 2019
    Responder

    Hola!

    Me encantó tu post. Te cuento, con mi pareja estamos planeando irnos a vivir a España desde Argentina, porque me seleccionaron en un programa de VISAS especiales de trabajo.

    Mi gran preocupación es el amor de mi vida, mi perro callejero que vive con nosotros, Rocky pesa 16 kilos.

    Quisiera preguntarte si te parece posible que nosotros recorramos lugares y conozcamos España y otros países si nos vamos juntos los tres, ¿es fácil encontrar alojamiento que acepten mascotas?

    GRACIAS POR TU RESPUESTA!
    ROCÍO

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *